Innovación: ¿En verdad lo estás haciendo?

innovación

Ser una “empresa innovadora” se ha convertido en el nuevo mantra de los negocios y el primer objetivo estratégico que se suele colocar en el plan de negocios corporativo. Si bien esto no es noticia nueva, considero positivo que las marcas se embarquen en una verdadera búsqueda de aquello que las haga absolutamente únicas e incomparables frente a los ojos de sus consumidores.Esta aventura de diferenciación, por un lado, sirve para marcar una cara distancia frente a competidores directos e indirectos, pero también es importante dejar en claro que son los mismos clientes los que cada vez demandan que las marcas sean únicas e incomparables. La innovación es uno de los valores que los compradores más toman en cuenta antes de tomar una decisión, especialmente los millenials. ¿La razón? Los productos y servicios ya no satisfacen las necesidades inherentes para las que fueron creados, sino que se convierten en un canal a través del cual los consumidores se expresa y comunican quienes són, qué les gusta, etc.

No olvidemos la hipercompetencia; esa macabra situación en la que una pequeña tienda de barrio ya no sólo compite con otras tiendas o con el supermercado de la esquina, sino con otros negocios que pueden estar, literalmente, al otro lado del mundo pero que ofrecen un producto bueno, bonito y barato a un precio igual o menor y con costos de envío incluidos.

Frente a todo esto, la innovación puede ser la única alternativa a morir. Pero me refiero a la invocación de verdad, a la real convicción de intentar cosas nuevas y diferentes aunque éstas nunca hayan sido hechas anteriormente. Y es que ésta es la parte difícil. Recuerdo perfectamente una oportunidad en que estuve en reunión con un cliente que me solicitó proponerle una campaña de comunicación “verdaderamente innovadora”. Algunos pocos días después y luego de muchísima investigación y esfuerzo creativo, nos reunimos nuevamente para proponerle mis ideas. Tras escucharme, mi cliente me preguntó sorprendido: “Pero Diego…¿esto ha sido hecho alguna vez? ¿Cómo sabemos que va a funcionar?”  Estoy seguro que mi cliente entendió mi cara de molestia. ¿Acaso la innovación no se trata de encontrar nuevas rutas, nuevos caminos o nuevas recetas para lograr algo? ¿Podemos llamar innovación a repetir los métodos que otras marcas hayan puesto en marcha en otros lugares del mundo? Creo que la respuesta es bastante clara.

Una empresa innovadora es aquella que tiene una gran capacidad de adaptación y que entiende que caminar los mismos senderos una y otra vez no las va a llevar a un lugar diferente del que ya han estado antes.

Ser una empresa innovadora es obviamente riesgoso. Hay que lanzarse a la piscina sin flotadores, sin garantías que lo que se está haciendo es 100% seguro…¿pero hay alguna otra forma de descubrir cosas nuevas? Con esto no me refiero a vendarnos los ojos y caminar a ciegas, de ninguna manera. La investigación, el ensayo y error, y la retroalimentación son absolutamente fundamentales.

En resumen: Innovar significa intentar algo que no se ha hecho antes. Así de sencillo. No se trata de copiar algo y aportar una pequeñísima diferencia para darle nuestro toque personal. Vayamos más allá. Los riesgos son grandes e inevitables, pero las ganancias son aún más grandes y alcanzables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: